Archivos de la categoría ALTA MAR

ALTA MAR: Temporada 1

«ALTA MAR» es una ficción española de Bambú Producciones para Netflix. Creada por Ramón Campos y Gema R. Neira, y dirigida por Carlos Sedes y Lino Escalera.

⇓ATENCIÓN SPOILERS⇓ (Lee bajo tu responsabilidad):

Corren los años 40, y el trasatlántico Bárbara de Braganza está a punto de zarpar, de Galicia a Brasil. Igualito que el Titanic, pero este no se hunde… Acción no nos falta, hay robos, asesinatos, suicidios, extorsiones, envenenamientos, incendios, violaciones, resucitados… Una travesía completita, donde el DiCaprio español es Jon Kortajarena, y la Rose española es Ivana Baquero. A diferencia de la película, no hacen el tonto en la proa del barco como si volaran, él no le hace un retrato desnuda, ni se dan un revolcón en un coche como si no hubiera un mañana. Como semejanza, ella lleva un colgante, que será pieza clave en una de las tramas. Los misterios son tratados con un estilo a lo Ágatha Christie, y con una música de suspense constante que te acaba poniendo de los nervios.

Las hermanas Villanueva:

Son las protagonistas, la mayor es Carolina (Alejandra Onieva), está prometida con el dueño del barco, Fernando Fábregas (Eloy Azorín), un tipo muy antipático y serio que siempre anda ocupado en sus negocios. La pequeña es Eva (Ivana Baquero), escritora, con un aire más aventurero; viste pantalones, y sospecha todo el tiempo de su futuro cuñado, no por celos ni nada, porque a ella le gusta el DiCaprio español, o sea, el Oficial, Nicolás Vázquez (Jon Kortajarena), sino porque desea lo mejor para su hermana.

Al embarcar, cuelan a una polizona en un baúl que va medio vacío, porque sino de qué iba a caber nadie ahí dentro. La chica les dice que se llama Luisa (Manuela Vellés), y que su futuro marido es un hombre poderoso que la quiere matar, porque no lleva bien las calabazas. Les suplica que es cuestión de vida o muerte, y ellas, muy ingenuas, la creen.

El asesinato:

La polizona resulta ser más mentirosa que Pinocho en una partida de póquer. En un primer momento piensan que es ella la chica que tiraron por la borda, pero luego nos sorprenden con que está vivita y coleando. Se trata de una antigua empleada del padre de las hermanas, el cual supuestamente también murió en un accidente. La chica en realidad se llama Sofía Plazaola, y hacía de intérprete para Carlos Villanueva, padre de las hermanas, que tenía un negocio de calzado, y prestó sus camiones a los alemanes. Lo que no sabíamos es que transportaron judíos en ellos a cambio de oro, una caja-maletín repleta de lingotes, que debería pesar una tonelada, pero ellos lo mueven para arriba y para abajo como si estuvieran rellenos de chocolate. ¡Increíble!

El oro lo tiene el tío Pedro (José Sacristán). Este actor siempre hace de tío de la protagonista en las series, le cambian el nombre, unas gafas de cristales rojizos, un aire más aburguesado,  y santas pascuas. Se lo confía a Francisca (Chiqui Fernández), la criada, que no ha visto semejante tesoro junto en su vida. A la mujer le hacen chiribitas los ojos mientras el tío le hace la pelota sobre sus tartas. Ella que es muy mandada, lo guarda debajo de la cama.

Sobre el asesinado en realidad era el asistente del doctor Rojas (Pepe Ocio). Pilló a Sofía buscando el microfilm que el padre escondió y le tiraron por la borda, junto a su vestido, y ella gritó a lo Tarzán, para que pensaran que era la muerta. Nadie echó de menos al muchacho, porque pasaba más desapercibido que el hombre invisible en un día nublado.

El barco pone el caso al servicio del detective Varela (Antonio Durán «Morris»). Es un tipo chulesco y pedante, con mucha prisa por resolver el crimen. Reparte hostias como panes, y pringa a Manuel (Jorge Varandela), no se sabe muy bien a cambio de qué, un joven de tercera clase, que acaba asesinado también (simulando un suicidio).

El Capitán:

Antes de partir, un albatros se estrelló en el cristal del puente de mando, y el Capitán Santiago Aguirre (Eduardo Blanco) se puso muy nervioso. Que da mal fario le dicen. Es un hombre triste que ya no sabe divertirse, desde que murió su Carmen, y todo lo que ocurre en el barco le sobrepasa. Nadie le hace ni caso, por más que pide que le cambien el dichoso cristal, no hay cristaleros en el barco, se harta y decide dar media vuelta, regresar a puerto aunque se metan en medio de un tormentón. El barco empieza a dar bandazos, solo nos falta el iceberg, se rompen los platos y se marean todos los pasajeros. ¡No ganan para biodraminas! Se pone cabezón, y acaba disparando, por error, al Oficial, en un enredado tiroteo. Al final, entra en razón, y cede la capitanía al Oficial, que es como un hijo para él. Le sorprendió de niño robándole el reloj, y le ofreció una nueva vida en el barco, como Teresa en «La otra mirada 2» con la morena… Continúan rumbo a Brasil.

Eva y Nicolás:

Su historia de amor es la más bonita de todo el barco. Él la salva de morir asfixiada en el incendio de su camarote, y ella de morir desangrado de un balazo, donándole su sangre en una transfusión, a pesar de su miedo a las agujas. Desde aquí, le digo a Jon Kortajarena que una servidora también es donante universal, si por una remota casualidad me lees que sepas que si algún día necesitas sangre, ayuda con el nudo de la corbata, una horquilla para abrir cerraduras, o lo que sea…, me llamas, que yo gustosa, acudo donde sea 😛

El Oficial, ahora ya Capitán, no es tan perfecto como parece, está casado, ¡algún defecto tenía que tener! La escritora lo descubre, y él le cuenta la triste historia sobre su esposa. Es francesa, se llama Chantal, sospecha que en la guerra los nazis se la llevaron en unos camiones junto a los judíos. Cree que pueda estar muerta, porque no ha sabido nada de ella en dos años…

Carolina y Fernando:

Su boda va a celebrarse en el crucero. Las cosas se complican un poquito, y la novia acaba casándose con el rimel corrido de la llorera que se pega. Parece una novia zombi, pero tienen un final feliz. El novio no es la alegría de la huerta, las sospechas de ludopatía de Eva son ciertas, pero habrá que darle una oportunidad al personaje, que al menos no parece que esté implicado en los crímenes.

Los cuñados y Clara:

Este triángulo tiene más peligro que el de las Bermudas, y nos deja otro crimen. El cuñado de Fernando es el maltratador y violador Aníbal de Souza (Félix Gómez). Estaba siendo envenenado lentamente por su mujer Natalia (Natalia Rodríguez), hermana de Fernando. Ella es una mujer que bebe más que los peces en el río. Contento y alegre tiene que tener al hígado. Lleva en el bolso el arsénico, y le va poniendo minichupitos al marido, a la que se da media vuelta. Como es muy discreta, lleva el veneno alegremente en el bolso, no le ha quitado ni la etiqueta, supongo que para no bebérselo ella de un arrebato. El hombre lo descubre, y la arrastra hasta la habitación, con malas intenciones. La cantante, Clara (Laura Prats), llega en el momento oportuno para arrearle un jarronazo y que accidentalmente se golpee con el canto de la mesilla, y muera.

Como las dos mujeres son asesinas novatas no tienen experiencia en borrar huellas. Limpian la moqueta del suelo, pero se olvidan de limpiar la sangre de la mesilla y de las sandalias, así como recoger todos los cristales hechos añicos del jarrón. Yo hubiera tirado el muerto al mar, si no hay cuerpo no hay delito, pero ellas no lo piensan, le tiran por la escalera y simulan que se ha caído, por torpe.

El novio de la cantante, Pierre (Daniel Lundh) las descubre, y el bobalicón de Varela sospecha de ellas… Clarita tira las sandalias al mar. Hay que ver que ya en los años 40 empezaba la contaminación oceánica, que si zapatos, que si un cadáver, que si un vestido, que si unas alianzas, un no parar de tirar cosas, qué vicio… En cualquier caso esta muerte queda por esclarecer para la segunda temporada.

Sebastián, Verónica y Dimas:

Verónica (Begoña Vargas) es un poquito la Cenicienta de la serie, no lleva zapatos de cristal, pero espera a su príncipe azul. Su madre en cambio no cree en cuentos de hadas. Quizá esconda un pasado infeliz, puesto que nada se sabe sobre el padre de la chica. Solo comentaron que entró a trabajar con los Villanueva al quedarse embarazada de ella. Me pregunto si Vero es fruto de una aventura con el padre de las hermanas o incluso con el tío Pedro. En ese caso serían hermanastras, o primas, y ellas no lo saben. (Por supuesto es solo una teoría más…).

Verónica es una chica de tercera clase que está cansada de llevar el mismo vestido, día tras día, y zapatos de tacón con calcetines. Se puede ser pobre, pero tan hortera, ¿en serio?Tiene muy claro que no quiere pasarse la vida sirviendo para otros. Se fija en Sebastián de la Cuesta (Tamar Novas). Un crápula muy simpático y embaucador, que por algún lado tiene su corazoncito y se enamora de ella. Lo que nadie sabe es que está arruinado. Ahí entra en juego Dimas (Ignacio Montes), su criado personal. Es un tipo inteligente y con grandes ambiciones. Su idea de negocio de transformar el azúcar en combustible es brillante, y aunque en un primer momento nadie le hará ni puñetero caso, tendrá que andarse con ojo de que su señor, Sebas, no le engañe con la patente, y se apropie de ella.

Los hermanos Villanueva:

La sorpresa más llamativa de la serie es cuando resucita el padre de las hermanas, Carlos Villanueva (Luis Bermejo). Resulta ser Mario Plazaola, uno de los maquinistas del barco, el supuesto tío de Sofía, la polizona. Acusa al tío Pedro de haber intentado matarlo en aquel accidente, en el que resultó gravemente herido, y con la cara quemada, que parece el fantasma de la ópera. El tío y el doctor Rojas le acusan de falsificar su firma en los transportes de judíos de los camiones. Y así se van echando la pelota unos a otros. Todos buscan el dichoso microfilm que aclare lo ocurrido, y al final se demuestra que el oro pertenecía al padre, porque escondía el libro que su hija le regaló en el maletín. El padre resulta ser malísimo, le da un ataque de canibalismo, muerde a un marino, y luego aplasta la cabeza del tío Pedro como un melón contra el suelo. el cual parece que muere… Pero en «Velvet Colección» el actor José Sacristán (el tío de España), volvió como un fantasma, así que no perdamos la esperanza de verle en la Segunda temporada.

El bote misterioso:

El final queda abierto con un nuevo misterio… Un bote les pide SOS, y vemos llegar a unos pasajeros que tal vez podrían ser algunos de esos judíos que transportaban los camiones. Aunque solo es una hipótesis.

Dentro del bote nos muestran un extraño símbolo…

Otra duda que nos queda es si la esposa del Oficial está en ese bote, viva, y vuelve para complicar las cosas a la nueva parejita. O tal vez no…

Sobre la Segunda Temporada:

Está confirmada, y serán 8 nuevos capítulos.

Los personajes nuevos que se añaden al reparto son 4:

De izquierda a derecha de la foto: Casandra (Claudia Traisac), Teresa (Chiqui Delgado), Erich (Antonio Reyes) y Julián (Pepe Barroso).

(Fuente de todas las imágenes: NETFLIX).

PERSONAJES DE ALTA MAR: Temporada 1.