LA CAZA. MONTEPERDIDO: Capítulo 6

En el Capítulo 6 de “LA CAZA. MONTEPERDIDO”, titulado “La Guardia”, de la serie de RTVE en colaboración con DLO Producciones, basada en el best seller “Monteperdido” de Agustín Martínez, la Sargento Sara (Megan Montaner) descubre la doble vida del Hotel de lujo.

⇓ATENCIÓN SPOILERS⇓

EL VETERINARIO:

Este sospechoso se nos cae, al tener una coartada de lo más avergonzante. Si ya era el tonto del pueblo ahora es el robabragas del pueblo. ¡Vaya fama! Sus estrafalarias fantasías sexuales no le dejan en buen lugar, pero hasta La Morena se lo dice a su hija adoptiva Ximena, que no es el secuestrador. Solo es un pobre infeliz enamorado de la mujer equivocada.

El dato les ha llevado hasta el Hotel La Guardia. Ese lugar no es todo lo idílico que nos han vendido, y Sara se pone muy brava sobre que les van a empapelar hasta las orejas y hacer registros hasta debajo de las piedras. El Cabo Víctor intenta ser más conciliador con el jefazo, el señor Serna. Son una especie de poli bueno y poli malo. Les sale bien la jugada y confirman la coartada con la chica de compañía. El Cabo insiste en que allí no hay nada más que rascar, y esa tozudez la entendemos más adelante…

LA CORZA BLANCA:

La Morena da pistas a cuentagotas a Sara. La muchacha habla menos que la abuela de Elisa… Versea sobre la corza blanca, y la insomne le aclara a Sara que es una leyenda de Bécquer. Lo que dan de sí las pesadillas de la Sargento para resolver el caso. La conclusión es que no sabemos si La Morena mira raro a Ismael, el Carpintero, porque le tiene miedo como posible secuestrador, porque es el que talló la dichosa corza que siempre mira ensimismada, o porque fue noviete de su madre, y teme que sus padres se separen nuevamente.

Esta niña sigue encerrada en su sudadera roja. No es creíble que no haya venido hasta la Interpol a sonsacarle información. Hubiera quedado más coherente si del golpe en la cabeza le hubieran quedado lagunas de memoria, porque con esa actitud solo consigue desquiciarnos a todos, dan ganas de zarandearla a ver si espabila. Y sobre la sudadera dice que nada, que no se la quita hasta que le salgan los rizos, o hasta que llegue el verano y no le quede más remedio…

El padre de La Rubia, que es el más desquiciado de todos, ha estado a punto de quitarse la vida. Por un momento me dieron ganas de que su mujer le ayudara a apretar el gatillo, porque el hombre empieza a cansar un poco ya… Pero luego ha cambiado el chip, y ha perdonado hasta a la chacha extorsionadora. Hasta ha retirado la pizarrita de los días que llevan sin la niña. Parece un augurio de que aparecerá pronto.

SARA Y VÍCTOR:

Poco les ha durado la velada romántica a estos dos. Nieve ha despertado a Sara olisqueándole la mano, y ella se ha dejado. Parece haber superado la fobia a los perros. El animalito no le guarda ningún rencor, aunque casi le arrancó la pata de un balazo una vez. Es todo perfecto, pero ella se levanta y encuentra el informe maldito, aquél del coche de alta gama que subía muy rápido. El ambiente romántico entre ellos se disipa y llega la bronca. El Cabo queda como otro posible sospechoso…

Descubrimos que en el pasado tuvo un episodio complicado en el fatídico Hotel. Un día de servicio, borracho, se dejó quitar el arma reglamentaria y casi la lía parda. Con el tal Serna hizo un pacto de silencio, por eso hace la vista gorda a sus pequeños chanchullos…

ISMAEL, EL CARPINTERO:

Registran su taller y está todo manga por hombro. La madre de La Morena le ha dejado, y se lo ha tomado a mal. Descubren una talla en madera de la niña Morena, Ana. Ponen el foco de sospecha en él… No contesta al móvil porque está ahogando sus penas amorosas por la montaña.

Sara (Megan Montaner) va a visitar a El Negro. El dato se lo da Víctor, ¿servirá para que hagan las paces? El Negro conoce a Ismael, trabajaban en el Hotel, y le cuenta que trapicheaba con pelis porno caseras, y algunas de menores. Le detienen, y queda como nuevo sospechoso…

(Fuente de todas las imágenes: TVE1).

LA LLAMADA DE LUCÍA:

Para terminar el capítulo La Rubia llama a La Morena. Le pide que deje de hablar, porque sino la va a matar. Qué casualidad que contesta la niña al teléfono, y nadie se entera de nada…

Mi conclusión es que esa llamada se la ordena hacer el secuestrador, porque de alguna manera le ha llegado el dato de que Ana ha descartado al Veterinario como secuestrador, es decir, que sabe perfectamente quién es el/los secuestrador/es, pero algo le impide decirlo. ¿El miedo a que le haga daño a ella o a la propia Lucía?

De qué otro modo La Rubia iba a tener un móvil e iba a saber que Ana está hablando más de la cuenta, si no es porque el presunto secuestrador se lo ha dicho… En el próximo capítulo, La Morena se escapa, no sabemos si irá en busca de La Rubia, o de qué huye…

Faltan 2 capítulos para el desenlace. No os lo perdáis, los lunes a las 22:40 horas en TVE1.

La AUDIENCIA del Capítulo 6 de “La Caza. Monteperdido” baja en el ranking con nueva competencia, pero mantiene datos con un 12,8% de share y 1.917.000 espectadores.

CAPÍTULO 8: FINAL: La cierva blanca.

CAPÍTULO 7: La batida.

CAPÍTULO 5: Lago.

CAPÍTULO 4: Oscuros de Liestra.

CAPÍTULO 3: El baile de los hombres.

CAPÍTULO 2: Trémols.

CAPÍTULO 1: El deshielo.

MONTEPERDIDO: Personajes.

2 comentarios en “LA CAZA. MONTEPERDIDO: Capítulo 6

  1. Debería llamarse «Caperucita roja y los 40 sospechosos». ¿Quién queda para colgarle le muerto..? Podría ser que Ismael pretendiera raptar a la Rubia para hacer pelis en La Guardia, pero se topó con la morena, y no tuvo otro remedio que llevársela también; lo descubre e cuñado de Joaquín, y empatan a amenazas el denunciarse uno a otro, por lo que deciden asociarse, pero se escapa la morena y solo le queda la opción de amenazar con matar a la rubia si se va de la lengua. Lo del veterinario es para despistar, y el corto y tórrido romance de Sara para entretener. El intento de suicidio de Joaquín para reflexionar y reunir a la familia ante la inminente vuelta de la rubia. La ruptura de Ximena y el novio servirá para que se larguen juntos, etc… Todo va volviendo a su cauce…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.