LAS CHICAS DEL CABLE: T2 – Capítulos 1 a 8:

La Segunda Temporada de “LAS CHICAS DEL CABLE” se estrenó el día 25 de diciembre de 2017. Está producida por Bambú para la plataforma audiovisual NETFLIX, y consta de 8 nuevos capítulos.

(Fuente: Netflix)

¡ATENCIÓN SPOILERS!

NOVEDADES DE LA SEGUNDA TEMPORADA:

La serie romántica de época da un paso más acercándose al thriller, con un nuevo crimen que será el eje principal de la trama, en el que el género femenino seguirá siendo el protagonista. Las 4 chicas se verán involucradas en un asesinato, y tendrán que luchar por su propia supervivencia. Callar será la única manera de seguir libres, en un sistema injusto, y ese secreto hará que permanezcan más unidas que nunca, una verdadera prueba de fuego a su amistad.

Han pasado 6 meses desde que finalizó la la primera temporada, y empieza el año 1929. La empresa está en manos de Sebastián Uribe (Ernesto Alterio) y de su odiosa hermana Álex (Andrea Carballo). Lidia-Alba (Blanca Suárez) ha ascendido a Adjunta de dirección, y luchará por un proyecto sobre implantar las cabinas telefónicas, contra su nuevo amor, Carlos Cifuentes (Martiño Rivas), con la ayuda de su viejo amor, Francisco Gómez (Yon González).

LIDIA-CARLOS-FRANCISCO:

El triángulo amoroso dará más vueltas que una noria pasando por varias fases, mentiras, celos, traiciones… y sobre todo mucho amor, que hará que sea una difícil elección. Una sorpresa inesperada para Lidia será la que incline la balanza a favor de Carlos, nuevamente. Doña Carmen (Concha Velasco), la suegrísima, sacará su lado más perverso, y tratará de evitar a toda costa que estén juntos, con un desenlace cardíaco, abierto a una tercera temporada, que ya está confirmadísima por Netflix, aunque no tenga fecha de estreno todavía.

Marea un poco tanto baile de ahora te odio-ahora te amo, restando veracidad a la trama, sin embargo Blanca suárez está inmensa en su papel, y esa sensualidad maquiavélica que desprende, hace que su atractivo no pase desapercibido a ninguno de los galanes, y caigan rendidos a sus pies.

Por si tres no fueran multitud, se añade un nuevo personaje misterioso, Pedro-Juan (Lucho Fernández), que en el último capítulo aparece del pasado de Alba, no sabemos con qué intenciones, abierto para la T3.

(Fuente: Netflix)

ÁNGELES Y EL INSPECTOR CUEVAS:

La evolución de esta chica da un paso adelante, pasando de mujer sumisa y maltratada a criminal. Su relación con el inspector Cuevas (Antonio Velázquez) da mucha juego por ambas partes, ya que ninguno se cuenta toda la verdad, y caen en su propia trampa, enamorándose. Su continuidad queda abierta de cara a la siguiente temporada, aunque las cosas se han complicado mucho para Ángeles.

Quisiera destacar la torpeza con la que las chicas sobornan al testigo. Eso es quizá lo más bobo que hacen, a pesar de esa inteligencia que las caracteriza en todas las demás situaciones.

(Fuente: Netflix)

CARLOTA-SARA-MIGUEL:

Forman el triángulo más revolucionario de la serie, especialmente las chicas, que viven con una mentalidad superabierta para la época en que viven. Carlota (Ana Fernández) no tiene límite cuando se pone en modo reivindicativo, se apunta a todo lo que sea luchar por una causa justa, ya sea una huelga, o dar apoyo a los suyos. Sara (Ana Polvorosa) presenta dudas sobre su identidad de género. Si hoy día ya es complicado enfrentarse a los prejuicios sociales, en esos años era un verdadero infierno. Miguel (Borja Luna) se ve desplazado por las chicas, y cae en un submundo del que esperamos que salga para la siguiente temporada.

(Fuente: Netflix)

MARGA-PABLO:

Forman la pareja más ingenua de la serie, pero la más estable, a pesar de la mosca cojonera de la ex del chico, Marisol, que parece mentira que no se percaten de su obsesiva fijación por Pablo. Si al final hay boda, gracias a la abuela de Marga, protagonizada por María Garralón, se les cuela hasta en la luna de miel. Por favor, un nuevo galán para la chica, que la enamore y se la lleve muy lejos.

Marga no lleva bien guardar secretos, y es a la que más le pesa la conciencia, sobre todo cuando intentan cargarle el muerto a una inocente. Vale que Carolina es una arpía, pero nadie merece ese castigo.

(Fuente: Netflix)

En general, LA SEGUNDA TEMPORADA es un caramelito para el espectador, un regalito de Papá Noel. La mayor pega es lo corto que se hace visionar los 8 capítulos. Quizá profundizan muy poco en la trama anterior, que se despidió con el asesinato de Beltrán, a manos de una mujer. De una manera muy sutil, nos muestran quién posee ahora la pitillera que Francisco olvidó en la escena del crimen, con su nombre grabado, dando a entender quién le mató.

Podéis enviar COMENTARIOS sobre cualquier capítulo de la temporada, cualquier trama, o personaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *