PERDÓNAME, SEÑOR: Capítulo 8- Final

El Capítulo 8 y último de la serie “Perdóname, Señor” pone punto final a la miniserie de Telecinco. La ficción de la productora Gossip Event & Productions, está ambientada en Barbate (Cádiz), y refleja el drama social que vive uno de los municipios más castigados por la crisis. Una tierra de pescadores, de los que muchos quedaron en paro al prohibirse la pesca en algunas zonas. La serie está basada en cómo algunos de sus habitantes han tenido que sucumbir al narcotráfico para sobrevivir. La parte más alegre ha sido los exteriores con paisajes de la costa gaditana de fondo, sus playas paradisíacas como un reclamo, ya que a más de uno se nos han puesto los dientes largos, y nos encantaría visitarlo.

⇓¡Atención Riesgo de Spoilers!⇓

El final trágico de la serie muchos ya nos lo esperábamos, aunque lo predecible era apostar por la muerte de Bruno, y no por la de Lucía. De esta forma, consiguieron sorprender, aunque no gratamente. La moda de los finales dramáticos buscando el factor sorpresa empieza a ser costumbre, al igual que pasó en “El Príncipe”.

(Fuente: Telecinco)

En principio, y según la misma cadena, esta serie quedó cerrada en esta temporada, pero que dejaran tantas tramas abiertas, hace pensar que podrían retomarla en una segunda temporada, eso sí, faltaría su personaje principal, Sor Lucía, y perdería esencia. Los buenos datos de audiencia les acompañan, pero hay muchas series nuevas en la recámara esperando para ser estrenadas, y probablemente Telecinco opte por las nuevas.

LUCÍA: MONJA, MUJER Y MADRE:

Esta serie empezó con muchos romances abiertos, y ninguno ha terminado bien, especialmente el gran amor de Lucía-Bruno, que no ha vencido al mal. Su infiltración para hacerle confesar se me ha quedado muy escasa. Hubiera molado verla más activa, como una auténtica Mata Hari. En otras escenas ha demostrado ser más polifacética y versátil, y su “cita romántica” muy descafeinada. Cuando son necesarias escenas de cama, no las ponen, y otras veces nos las meten con calzador. Lástima que no hayan explotado más a la Lucía espía, hubiera dado mucho juego.

La frase final antes de morir es lo mejor de toda la serie. Antes de ser monja o mujer, es madre, y muere por ello, salvando la vida de su hijo Rafa, que iba a recibir un disparo de su padre, Bruno.

No tiene ningún sentido que Tiburón haya disparado a su hijo Rafa, habiendo descubierto que Lucía había activado el gps, y la policía estaba a punto de llegar. Una forma muy  estúpida de entregarse, después de hacer tantos malabares con el cargamento para no ser pillado.

RAFA Y PAULA:

Otro romance fallido. Rafa se da cuenta que es una mala influencia para la rubia, y la abandona. Ella lo asume y se mete picoleta.

El futuro de Rafa es incierto. Con Bruno a la sombra, puede coger las riendas del negocio, pero imagino que tantas muertes a sus espaldas le harán reflexionar y cambiar el rumbo de su vida.

(Fuente: Telecinco)

MENÉNDEZ:

De nuevo aquí la trama queda inconclusa. La pelirroja no le perdona que le haya mentido y le aparta del caso. El teniente tendrá que lidiar con la culpabilidad de la muerte de la monja por haberla pifiado. Eso, añadido a la muerte de la poli morena, que aunque no fuera culpa suya, la vivió en directo, hace mella, y le costará mucho levantar cabeza.

A la pelirroja no la reconocí, ha pasado de ser la arrastrada por un mimito del picoleto a ser implacable y no pasarle ni un fallo en su trabajo. Su relación difícilmente tendrá futuro.

OTROS PERSONAJES:

La venganza entre bandas rivales se lleva a cabo, y Yusuf le da lo suyo al mexicano, por la muerte de su hijo Mustafá.

El padre José desconocemos si se libra de la cárcel, pero hubiera sido bonito verle iniciando una nueva vida con Sibebi, dirigiendo juntos la ONG.

Matilde, la madre de Bruno, y el padre Verdaguer se van de rositas. Y lo peor es que a ella nadie la lanza a la piscina, finalmente.

MI FINAL ALTERNATIVO: 😛

La conservera donde trabaja Antonia sube como la espuma en acciones en bolsa, y su éxito es tal, que el pueblo de Barbate pasa a llamarse Barbatún.

Bruno descubre que tuvo un hermano gemelo. Fueron separados al nacer, se llamaba Khaled, y vivió en el barrio ceutí de El Príncipe. Compartieron los mismos genes malvados y el mismo gusto por los trajes.

El Rojo y Lario se disputan el narcotráfico en el infierno. El Bar Oasis ha pasado a llamarse “Las Tinieblas”, y su cliente vip es el mismísimo diablo. Los mexicanos se convierten en mariachis, y amenizan las noches en el bar.

Sor Lucía, desde el cielo, se infiltra en el infierno para sacar del lado oscuro a los malignos. Para ello, El Perla le hace de soplón.

Sor Elisa, la monja compañera de Lucía, descubre su sexto sentido para intuir las cosas, y abre una línea de tarot. Con los beneficios ayuda a la ONG del padre José y Sibebi.

Lorena, la mujer de Bruno, se va de crucero con su suegri. Se apuntan a Aquagym, y ensayan saltos de trampolín. Allí coinciden con el Padre Verdaguer, y juntos bailan La Conga…

AUDIENCIA:

La audiencia lidera el prime time en su último capítulo con un 19,8% de share y 2.621.000 espectadores. La media de la temporada queda en un share de 19,1% y 2.824.000 espectadores.

Podéis dejar comentarios sobre la serie, si os gustó el final, vuestro final alternativo, etc.

Descubre otros estrenos del 2017 que están por llegar.

Un comentario en “PERDÓNAME, SEÑOR: Capítulo 8- Final

  1. Otro “El barco” Parece que no sabían como acabarla rápido, y no dio ni para varios tiros. Un día antes tuve la visión fatalista de la pifia y pensé en la muerte de Lucia. Creo que esta mini serie descafeinada con poco muerto, poco destape y poco mensaje, ya no daba para más. Pese a todo destacar la interpretación de algunos actores que han hecho lo que han podido, en especial Paz Vega que supo hacer de monja aunque no se lució como mujer. Stany Coppet, nos recordó mucho al Khaled de “El príncipe” pero, en fin era su papel; se me quedó la cara de asombro cuando mata a Lucia, como preguntando “¿Que más hago? vaya pifia…” También se me quedó la cara de cartón de Rafa, alguna lagrimita no hubiera estado mal. Los otros solo pasables… Una serie menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*