PERDÓNAME, SEÑOR: Capítulo 6

En el Capítulo 6 de la serie “Perdóname, Señor” se descubre al fin el secreto mejor guardado.

⇓¡Atención Riesgo de Spoilers!⇓

Si Rafa no ha podido matar a Bruno porque es su padre, el Tiburón no va a poder hacerlo por el mismo motivo. A la monja no le ha quedado otra alternativa que contar la verdad, si quiere volver a verle con vida, y le ha soltado el bombazo de que es hijo suyo, así, sin anestesia, a la vez que le ha hecho darse cuenta que Lario y su mujercita Lorena se la están jugando, cuando obligaron a Mauri a autoinculparse.

(Fuente: Telecinco)

No hay duda que Rafa ha sacado los mismos genes que su madre, y su lado más bondadoso y altruista ha salido a la luz, al salvar la conservera de su madre adoptiva. Un millón de euros, da igual su procedencia poco honesta de negocios ilegales, lo bonito en esta historia es que muchas familias del pueblo van a salir adelante si la conservera no cierra. Un acto solidario que Antonia aún no sabe que ha llevado a cabo su hijo adoptivo Rafa, pero cuando se entere se sentirá muy culpable por no haberle perdonado, si le pasara algo.

AMIGOS DE RAFA:

El Perla no entiende que Rafa se haya vuelto tan cándido, ni por qué no ha matado a Bruno, y se vuelve un chivato por partida doble, primero con Lario, que a punta de pistola le sonsaca dónde está Rafa, y luego con su amigo Álvarito, que arrepentido le confiesa su chivatazo. Pero es demasiado tarde, y Rafa y Paula están en manos de Lario.

(Fuente: Telecinco)

En avances, Bruno intentará parar los pies a Lario, al conocer su paternidad y que su hombre de confianza se ha tomado demasiadas confianzas, y no juega limpio.

PICOLETO-RUBIA:

En este capítulo sus pretendientes le han dado un respiro, a él y a los espectadores, porque ver arrastrarse tanto a la pelirroja ya daba un poquito de vergüenza ajena. Pero al poli hay otra chica que le quita el sueño, su hija Paula, que de pronto se ha hecho mujer y se cree muy mayor, para pasar de su papi y no darle explicaciones de si va o de si viene. Ahora que está secuestrada junto a Rafa, se acordará más de él, y seguro que reacciona al pensar que los peligros de los que le hablaba su padre ya han llegado.

Esperemos que salgan ilesos, y suegro y yerno lleguen a conocerse mejor, y una vez rescatados y aclarado todo, el chico siente cabeza, se busque un trabajo decente, sean felices y coman perdices, o atún, aunque no rime, porque tienen atún para aburrir en ese pueblo. ¿Soy yo la única que desea un final feliz para esta serie? Desearía que el parecido con la serie “El Príncipe” sea sólo con la trama y no con el final… ¿Qué final os gustaría?

SIBEBI-EL PADRE JOSÉ:

La intuición femenina me dice que Sor Lucía no va a ser la única que deje los hábitos por amor. La muerte une mucho, y Sibebi ha matado a su explotador, Sam, por defender a José, y a sí misma. El padre José no es un cura convencional, es guapo, moderno y muy tolerante. Si ya estuvo a punto una vez de dejar los hábitos por amor, esta vez no dudará tanto, y estos dos se enfrentarán juntos a los hechos.

AVANCES:

A falta de 2 capítulos para terminar, la serie nos vuelve a dejar con un disparo, y con la duda de quién lo ha recibido. No te pierdas los avances detallados Spoilers del Próximo Capítulo 7 de “Perdóname, Señor”.

La audiencia sube a un 18,7% de share y 2.603.000 espectadores.

Podéis dejar comentarios sobre la serie, el capítulo, personajes, etc.

3 comentarios en “PERDÓNAME, SEÑOR: Capítulo 6

  1. Tengo una duda con el capítulo de la semana pasada. ¿En qué momento se le dice a Rafa que Bruno es su padre, y quién se lo dice? ¿Se supone que lo intuye? Porque me he vuelto a ver el capítulo a ver si se me había escapado, pero es que no lo veo. Y de repente, Rafa le confiesa a Alvaro que no fué capaz de matar a Bruno porque es su padre.

    1. ¡Hola Ana!

      En capítulos anteriores, Lucía le dijo a Rafa que Bruno y ella fueron novios, antes que ella se metiera monja, que de eso se conocen. Se supone que de ahí ata cabos.

      Un segundo detalle, es cuando Rafa tiene la cartera de Bruno, ve que él lleva una foto de la monja de joven en la cartera. Luego la tira al mar con rabia.

      Decírselo no se lo dice nadie, lo intuye, como dices tú.

      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *