PERDÓNAME, SEÑOR: Capítulo 4

El Capítulo 4 de la serie “Perdóname, Señor” nos deja en el ecuador de la serie con la muerte de uno de sus personajes principales.

⇓¡Atención Riesgo de Spoilers!⇓

SOR LUCÍA-BRUNO:

La monja sigue empeñada en quitarle la idea de traficar a su hijo Rafa, y para ello pide consejo al mayor traficante de Barbate, que además es su padre biológico, pero ser un Tiburón en los negocios no exime de ser un patán en su vida personal, y ciego ante la evidencia de que si Lucía protege tanto a Rafa es por algo. ¡Hasta su compi monja se ha dado cuenta! Claro que en el convento esas cosas se saben, Sor Lucía debió ser la comidilla en su día, entre rezo y rezo.

El plan estratégico de meter en la cárcel a Rafa a modo de escarmiento les ha salido fatal, y ha terminado en tragedia. El tiro que Lario ha disparado a Rafa se lo ha llevado Miguel, su padre adoptivo, justo ahora que estaba dispuesto a cambiar, dejar la bebida, y ganarse la vida. El trabajo elegido no era el idóneo, el riesgo está ahí, y la culpa atormentará tanto a Lucía como a Rafa, ella por mediar en el plan fallido, y él por esquivar el disparo y haber mezclado a su padre en sus negocios.

El romance Monja-Tiburón avanza “despacito”, como el éxito de Luis Fonsi. Por si él había sido poco explícito al declarar su amor, su mujer Lorena ha hecho el resto, confesándole que lo sigue teniendo loquito, y que como no se aparte, lo meterá entre rejas. En avances, vemos que no pierde el tiempo con Lario, que se ha convertido en su amante y sicario. ¿Qué represalias tomará ella contra su marido cuando se entere que ha intentado matarla?

Sor Lucía ha necesitado el empujoncito del Padre José, (por cierto, hacía tiempo que no veíamos al actor Antonio Zabálburu en una serie de TV), para aceptar que esas mariposas en el estómago es amor, y no hay que ignorarlas. Y la parejita protagonista nos ha regalado su primer beso. Capítulo a capítulo han ido ablandando a Tiburón, y a pesar que hasta su vestimenta se nos asemeja a Khaled de “El Príncipe”, vamos descubriendo su corazoncito.

(Fuente: Telecinco)

MENÉNDEZ-IRENE:

Por fin se aclara el tema del rollito del picoleto con Claudia, que hasta la pelirroja ha dudado de la integridad de su Romeo. Pero como es terca como ella sola, no ha parado hasta llevárselo a su cama, ignorando una y otra vez todos sus desplantes. El poli no es de piedra, y al final ha caído. Sobre si su aventura continuará más allá de una noche está por ver, mi intuición me dice que la chica sufrirá.

Por otra parte, ya veremos hasta cuando se creen el cuento del poli que se deja corromper, y si no peligra su vida, en manos de los mexicanos.

RAFA-PAULA:

En el capítulo de hoy, las mejores imágenes nos las han regalado esta pareja, explorando el mundo submarino. A pesar de las adversidades, se atraen como un imán, y no pueden dejar de verse, a escondidas del padre de la rubita. Qué mejor sitio que debajo del mar, para no ser vistos. Lo de llevar el pelo mojado y la ropa no, no ha colado, y la carita de felicidad delatadora de ella tampoco. Subestimar la inteligencia de su padre poli, menos. El planazo de meterlo entre rejas ha salido rana, y tendrá que aguantarle como futuro yerno, al menos de momento.

La audiencia sigue despuntando, marcando un 20,6% de share y 2.966.000 espectadores.

Podéis dejar comentarios sobre el capítulo, personajes, parejitas, teorías, etc.

Avances detallados SPOILERS Capítulo 5 “Perdóname, Señor”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*