VÍCTOR ROS T2: Capítulo 8 Final: El gran maestre

El CAPÍTULO 8 y último de la segunda temporada de “Víctor Ros” ha dado un giro sorprendente al descubrirse la identidad del Gran Maestre en la Mano Negra, persona que estaba detrás del robo del oro, e incluso detrás de la fatídica muerte de Clara en la joyería: Elena-Juana. 

8vr-7

(Fuente: TVE)

Una vez más la intuición de Víctor Ros ha ido por delante para desenmascarar a Elena. Su acercamiento a él estuvo bien premeditado. Víctor siempre fue su gran amor de infancia, pero sus caminos se separaron cuando él eligió estar del lado de la ley. Un bando del que ella nunca fue partidaria, por creer que es injusto con las clases sociales más bajas. Su lucha por la causa, a lo Robin Hood femenino, donde robar a los ricos es lícito si es para los pobres. Pero sobrepasó la línea en el momento que hubo muertes por medio. Elena odiaba a Clara por apoderarse de lo suyo; mientras ella malvivía en la cárcel, Clara disfrutaba de Víctor y de su hijo.

Con la verdad puesta sobre la mesa, el chaval se ve obligado a elegir entre los 2, a Víctor y el bando de la policía, aquellos que dejaron morir a su padre, Luis, o bien a Elena y su lucha por romper las diferencias entre clases, a través de la organización La Mano Negra, responsables de la muerte de Clara. El lechuguino lo tiene claro, no perdona la muerte de la que consideró su madre por mucho tiempo, y se queda con Víctor. La dejan huir a pesar de todo, una vez recuperado el oro. Como broche final, vemos oculta a Elena, de fondo, espiándoles, en la foto que el científico Cavestany les hizo.

8vr-3

(Fuente: TVE)

El sargento Giralda y la gabacha, Madame Suberwick son otros personajes que en un primer momento parecían ser del bando de los malos, y han dado un giro para terminar salvándose la vida mutuamente. Ella traiciona a su país envenenando a su compañero espía francés, con tal de salvar la vida a Giralda, y él la deja marchar, con la esperanza de volver a verla de nuevo. Lo mejor, los reproches-confesiones entre Giralda y Víctor, a modo de despedida.

Candela se recupera del balazo que recibió, y se despide de su lechuguino, dejándole su dirección, y con la promesa de volver a verse.

8vr-8

(Fuente: TVE)

La audiencia bajó a mínimos, marcando tan solo un 7,3% de share y 1.173.000 espectadores.

La serie queda abierta a una tercera temporada, con Elena en libertad y con Lola en Madrid, su otro gran amor, del que siempre fui partidaria, por la buena química que desprenden los dos personajes, así como la historia de amor paralela de los lechuguinos. Todavía no se han pronunciado sobre la renovación o no de la serie, pero entre la primera y la segunda temporada, también hubo mucho tiempo de diferencia, por tanto, no perdemos la esperanza de que vuelva a las pantallas con nuevas aventuras.

¡Felices fiestas y feliz año nuevo! 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*