ÁGUILA ROJA: T9 Capítulo 107

En el capítulo 107 y cuarto de la 9ª temporada de “Águila Roja” tiene lugar la boda de Hernán y Lucrecia, en una ceremonia que más bien parecía un funeral, con ella vestida de luto, y la familia pescaíto como invitados, que por un momento pensé que la chica se iba a poner de parto, para romper la tensión que había entre los novios, en una boda con menos amor que en la de Charlène de Mónaco.

107ar 4

(Fuente: TVE)

La condición más difícil de acatar para Lucrecia en el contrato matrimonial, es la de no poder volver a Gonzalo, su amor platónico, y por un momento llega a dudar, incluso le plantea al maestro que le dé una oportunidad. La respuesta no se vio, pero que Lucre acudiera finalmente a la boda nos hace deducir que le dio calabazas. Gonzalo se preocupa por ella, le insiste en que no se case con un ser tan despreciable como Hernán, pero olvida que ella está al mismo nivel que éste en maldad, olvidando el daño que le hizo al destruir su boda con Margarita.

Tanto Gonzalo como Soledad, a modo de Pepito Grillo, insisten en que no será feliz con esa boda, pero la felicidad es relativa, lo que para ellos supone ser feliz, siendo libre de sus actos, para la marquesa no lo es, la felicidad para ella es ambición, y su sueño de poder es lo que la hará feliz, al precio que haga falta. Es irónico que Soledad le insista en que no acepte su condición de sumisión a Hernán, cuando ella misma está sujeta a un contrato similar, una especie de esclava a Lucrecia.

La matanza de palacio, gracias al Paquirrín de la familia pescaíto, que encima ha quedado de héroe salvador, solo ha servido para asustarnos pensando que se habían cargado a Soledad, que finalmente no ha muerto.

La inocencia de Alonso con el tío Emilio no tiene límites. Se da cuenta que le falta un botón y no ata cabos, desde luego no ha heredado la intuición de su padre. Le manda al barrio más chungo a por droga, para curar su epilepsia, y Gonzalo se lo perdona, como buen samaritano. Cipri entra en cólera por la falta del botón, como si ese pequeño daño económico supusiera una crisis mundial.

En cuanto a la trama de los autómatas que escupen fuego me quedé con ganas de más. La cerraron sin pena ni gloria, dejando todo aquello ahí abandonado, y despidiendo así a Jorge Sanz, como Trinidad.

107ar 6

(Fuente: TVE)

En este capítulo también ha habido tiempo para la nueva parejita. Anaís ha empezado a aprender a leer, con la A de araña, que también podía haber sido la A de Águila, o incluso de Anaís. A letra por día en un mes hacen el abecedario, a ver si la próxima vez Gonzalo no sale corriendo al oír el nombre de “Lucrecia”, dejándola tirada en una clase que ha durado 2 minutos.

Otra que se ha quedado tirada es Sophie. El comisario ha hecho un usar y tirar y le ha dado puerta a Francia. Hoy por hoy, Hernán aún no es nadie, queda por demostrar su linaje, y una deshonra así en la época debería ser castigada. ¿Tomarán represalias los franceses? ¿O dejarán colgada esa trama al igual que la de los autómatas?

La audiencia se mantiene similar, con un 12,4 % de share y 1.912.000 espectadores.

No te pierdas los avances del próximo capítulo. ¡SPOILERS!