LA EMBAJADA: Capítulo 7: La filtración

El capítulo 7 de “La Embajada” da comienzo con un nuevo avance sobre el juicio en Madrid a Luis, el embajador, acusado de corrupción. De ahí sacamos en claro varias cosas, que Ester vuelve a estar en prisión en Tailandia, que hay algo que Luis no le ha perdonado aún a mamá Claudia, ¿quizá su aventura con Carlos? ¿Se habrá enterado? Y que ambos esconden alguna información a su abogado.

Carlos ha desaparecido, y no hay rastro de él. No consta que haya salido del país, a no ser que lo haya hecho con pasaporte falso. Como era de esperar, no era quien decía ser, ni tenía carrera, ni máster, y es evidente que se acercó a ellos con algún objetivo, si era con buenas o malas intenciones, aún está por ver. Son muchas las posibilidades sobre él, desde que sea un poli infiltrado para investigar la misteriosa muerte del antiguo embajador, hasta que sea un estafador, siguiendo los pasos de su padre. La pregunta es si se habrá ido por su propia iniciativa, o si alguien lo ha descubierto y lo tiene retenido.

Villar ha tenido una interesante conversación con Claudia, al descubrir que Carlos había estado en el mismo hotel que estuvo ella.

Ester, al descubrir el engaño, ha ahogado sus penas con el nuevo, Roberto, como dicen… un clavo saca otro clavo.

Patricia está en modo paranoica, sabe que la vigilan, y eso la pone en estado de alerta. Romero trata de ayudar, pero no puede confiarle la verdad. Después que Eduardo la amenace si por un casual se atreve a traicionarle, ella se pasa de opio, y queda inconsciente, rescatada por Romero. Por los avances, ¡ojo spoilers!, su vida no ha corrido peligro, pero Eduardo sigue con sus amenazas.

7lae 1

(Fuente: Antena 3)

La nueva cónsul, Verónica, interpretada por Paulina Gálvez,  ha llegado a la embajada. Es un secreto a voces que fue la amante de Luis, y Eduardo aprovecha para hacerles saber que está al corriente, de modo sutil. Ella tiene en su poder una información valiosa, sobre el anterior embajador, un mensaje cifrado que éste envió, antes de morir, denunciando prácticas corruptas dentro de la embajada. Eduardo está mosqueado porque su contrato ha sido irregular, y sabe que algo se cuece, sospecha que ha venido con intenciones de destapar sus tejemanejes ilegales.

Paco Cadenas sigue siendo el empresario que trata de sobornar a todos, para conseguir su ansiado proyecto. Le hemos visto negociar la comisión de un 3%, emulando el famoso caso de la corrupción catalana. Su aspecto me recuerda más al típico colombiano narcotraficante, sin escrúpulos, e intimidatorio, capaz de hacer lo que sea, con tal de llevar a buen término sus negocios.

Eduardo sigue contando con la ayuda de su hermano Roberto, para sacar del país fajos de billetes camuflados en paquetes de té. Para ganarse su confianza, le ha hecho una triste confesión, su padre no murió de un accidente, sino que se suicidó, al no soportar la presión. Las cosas entre ellos volverán a complicarse, ¡ojo spoilers!, cuando vuelvan a juzgar a Ester de nuevo, llegando incluso a las manos.

Fátima contempla un plan b, ante la idea que su marido Eduardo se la juegue, y se vaya con Sara. Ha utilizado al abogado de éste para conseguir las claves, y ha derivado parte del dinero a otras cuentas. Eduardo piensa que es Patricia quien se la está jugando, pero no creo que tarde en descubrir el pastel. Fátima, la despechada, también ha advertido a Sara sobre los pasos que seguirá Eduardo con ella, y lo ha clavado, aunque en un principio se deja impresionar por el pisazo que ha puesto a su nombre, en el próximo capítulo, ¡ojo spoilers!, empezará a enrollarla con firmas de no se sabe qué, y perderá así su confianza, nuevamente.

La audiencia baja casi un punto, marcando un 15,1% de share y 2.664.000 espectadores.

No te pierdas los avances detallados del próximo capítulo. ¡SPOILERS!

2 comentarios en “LA EMBAJADA: Capítulo 7: La filtración

  1. Muy complicado y muchas cosas en juego. Carlos imagino que sera una sorpresa.. Estad atentos, será aquello de: ¿Quien lo hubiera dicho..! Una vez más mis felicitaciones al Blog, siempre correcto, incisivo y hábil en sus comentarios.

Los comentarios están cerrados.