LA EMBAJADA: Capítulo 5: Dinero público

El capítulo 5 de “La Embajada” continúa con la dinámica de infidelidades y corrupción con la que empezó. Los triángulos amorosos se van abriendo, a varias bandas, haciendo cadena, y la cosa puede acabar como el rosario de la aurora.

El personaje de Carlos me sigue fascinando, con su manejo de la provocación hacia Claudia, a la cual le traiciona el subconsciente y tiene sueños eróticos con él. El yogurín la tiene hipnotizada, espía las conversaciones que mantiene éste con su hija, sin ningún disimulo, dejando en evidencia su deseo hacia él. Le basta una mentira de su marido, el embajador, sobre su ex amante, para terminar cayendo en sus brazos, sin ningún tipo de escrúpulo de pensar que se trata del novio de su hija. Por suerte para Claudia, su hija Ester tampoco pierde el tiempo, y ha empezado a tontear con Roberto, el cual parece que no se entera de nada, pero a la hora de la verdad, va a la suya, y termina por ofrecer el trabajo de abogada a Ester, pese a las negativas de su hermano Eduardo.

Mientras tanto, Luis, el embajador, ajeno a todo, se enfrenta a su primera acusación de corrupción en Madrid, y de haber tratado de contratar a su yerno. La única persona que puede ayudarle es su ex amante, Verónica, pero el affaire que hubo entre ambos le da poca credibilidad. No es de extrañar que Claudia haya caído en las trampas de seducción de Carlos, puesto que su marido, Luis, con su formalismo y seriedad, está siempre varios tonos por debajo de la diversión.

5lae 11

(Fuente: Antena 3)

Carlos y Ester encuentran en casa de Bernardo 2 memorias usb, con información sobre movimientos bancarios en paraísos fiscales, que pueden servirles de prueba, ya que los papeles triturados que Luis envió fueron confiscados por Eduardo.

En cuanto a Fátima, enterarse del dato de que su marido trata de quitarle las acciones, para dárselas a Sara, no la va a dejar conforme. Sacará las uñas por defender lo que es suyo, así que se avecinan nuevos enfrentamientos entre ellos.

Muy emotiva la representación de Alicia Borrachero, como Olga, la viuda de Bernardo, cuando lee la carta de despedida, en la cual le da los números de las 17 cuentas bancarias en paraísos fiscales, que le servirán de prueba si es necesario, si no recibe su parte.

La serie ha hecho caso a las quejas de los espectadores sobre subtitular las conversaciones en tailandés e inglés, para no perdernos detalle. La audiencia pierde fuelle, con un 15,4% de share y 2.802.000 espectadores.

No te pierdas los avances detallados del próximo capítulo. ¡SPOILERS!

3 comentarios en “LA EMBAJADA: Capítulo 5: Dinero público

  1. El último capítulo la verdad es que, aunque con algunos buenos momentos (protagonizados casi siempre por Eduardo), fue bastante flojo. Muy centrados en los amoríos de todos. Y los “buenos” siguen siendo muy tontis, con la escena de Belén Rueda yendo a buscar los efectos personales de Bernardo muy increíble, se mire por donde se mire.
    En cualquier caso, la tensión se mantiene y yo sigo muy enganchdo.
    Apunte final: la cara permanente de amargada de Belén Rueda me fastidia mucho. ¿No le pueden dar un poco de alegría? Al fin y al cabo se está beneficiando a un chavalote treinta años más joven que ella.

    1. La cara seria de Belén Rueda es contagiosa. A su marido tampoco le hemos visto aún ni una sola sonrisa.

      Muchas gracias por tu comentario 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *