LA EMBAJADA: Capítulo 4: Defina corrupción

El capítulo 4 de “La Embajada” se ha cobrado una víctima: Bernardo, el cónsul. Su muerte, previamente anunciada, no ha sorprendido. Bernardo tenía tal estrés, que era como una olla a presión, y al final se ha reventado los sesos, suicidándose delante de su mujer y Eduardo.

Me ha gustado como han llevado la escena, con Eduardo conmovido, temblando y en estado de shock. A pesar de ser el malote de la serie, parece que no tiene tanta sangre fría como habíamos podido imaginar.

Luis, el embajador y el ministro, Eduardo, han tenido sus diferencias sobre cómo notificar la muerte de Bernardo. Luis, fiel a la verdad, no se ha saltado la ley, por esta vez, a pesar de dejar sin pensión a Olga, su mujer. Eduardo ha aprovechado para enseñarle unas fotos suyas comprometidas aceptando el dinero de Paco Cadenas, para recordarle que le tiene atado.

La pregunta aquí es si de cara al juicio, les será más beneficioso que se conozca la verdad de los hechos, respecto al suicidio. Nos han vuelto a adelantar acontecimientos, en el juicio en Madrid, donde hemos podido ver que Olga, la mujer del cónsul está desaparecida. Todo indica a que al final no aceptará la oferta del embajador de ser testigo protegido, y se decantará por lo que le ofrezca Eduardo.

4lae 14

(Fuente: Antena 3)

La identidad de Carlos sigue siendo un misterio. Quién es, qué pretende y saber en qué lado de la línea está es lo que sigue manteniendo mi interés por la serie, semana tras semana. Me confunde el juego que se trae con Claudia, no acabo de ver un motivo que explique el por qué de su provocación hacia ella. Lo que no tiene perdón es que Claudia, ¡ATENCIÓN SPOILER! vuelva a caer en sus brazos, según los avances, más sabiendo que su primer encuentro no fue casual, que él sabía que estaba con la madre de su novia. Esta vez no hay excusas posibles, sabe perfectamente quién es él, y no está ofuscada por una falsa infidelidad. Si Ester se entera algún día, arde Troya. Aunque no sé si por genética o tradición familiar, todo apunta a que ella también pondrá su cornamenta a Carlos, con Roberto, el chico guapo, pero poco astuto. De momento ya le ha sacado una sonrisa a la chica, en mitad de un velatorio.

Para terminar, destacar el duelo de lobas, Fátima-Sara, en el triángulo amoroso por Eduardo. A pesar de que Fátima reconoce abiertamente que en su matrimonio cada uno es libre, no soporta la presencia de Sara en la embajada, pero a su marido Eduardo le conviene mantener esa relación, al menos de momento.

La audiencia bajó unas décimas respecto a la semana anterior, con un 16,2% de share y 2.925.000 espectadores.

No te pierdas los avances del próximo capítulo 5 de “La Embajada”.

2 comentarios en “LA EMBAJADA: Capítulo 4: Defina corrupción

  1. Desde luego que Eduardo se va a terminar convirtiendo en uno de los malvados históricos de la televisión, al mismo nivel que un Falconetti de “Hombre rico hombre pobre” (eso para los más viejos del lugar que se acuerden de aquella serie).
    Lo que más me choca del argumento es lo tontos y torrrrpessss que ponen a la familia protagonista, porque no se ha visto inútiles parecidos en series anteriores. Cuando tienen que hablar, callan, cuando tienen que callar, hablan, cuando tienen que hacer se paran y cuando deben estar quietos actúan. Quizás hay un mensaje oculto de los guionistas que nos quieren mostrar como una mente privilegiada enfocada al mal maneja como peleles a bienintencionados torpes…

    1. Muchas gracias por tu comentario.
      No tuve la suerte de ver esa mítica serie.
      Sobre la torpeza de los “buenos” creo que es algo generalizado, para conseguir desesperar al espectador, jejeje.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *