LA EMBAJADA: Capítulo 2: Todo tiene un precio

El Capítulo 2 de “La Embajada” tiene como trama principal el intento por sacar de la cárcel a Ester, la hija de los embajadores. El tiempo apremia, y cada minuto que pasa allí es peligroso para ella, más siendo hija de un diplomático y occidental, es carne de cañón para el resto de presas.

El embajador intentará demostrar la inocencia de su hija, por medios legales, pero ese país no funciona dentro de la legalidad. Allí las cosas se solucionan a golpe de talonario. Claudia no dudará ni un momento en hacer cuanto sea, saltándose las normas, y convencerá a su marido, uno de los políticos más íntegros y honestos del mundo putrefacto en el que se desenvuelven, a acabar aceptando un soborno. La cifra, seiscientos mil dólares, una cantidad, que aunque no es excesiva para ellos, no es fácil disponerla en efectivo de un día para otro. Para ello pedirá ayuda a Paco Cadenas (Carlos Bardem), el empresario español, que acepta encantado el favor, inmortalizando el momento con fotografías, para tenerle donde quería, y poder sacar provecho de ello en un futuro.

De este modo es como termina el calvario para Ester, que ha tocado el infierno por un día. Aún así, queda en libertad con cargos, habrá juicio y no podrá salir del país. Un solo capítulo entre rejas ha bastado para vivir la angustia de conocer cómo es allí la vida en la cárcel. Tampoco se trataba de recrear la serie Vis a Vis a la tailandesa.

2lae 1

(Fuente: Antena 3)

Por otro lado, Bernardo, el cónsul, sigue muy nervioso, con muchas dudas, pensando que las cosas han llegado demasiado lejos, y le puede acabar salpicando. Decide contárselo todo a su mujer, Olga (Alicia Borrachero), y más tarde, en un cargo de conciencia, se sincera con Luis, el embajador, y le aporta pruebas en papel, trituradas. Según los avances, el embajador querrá deshacerse de ellas, pero Carlos le hará dudar si es mejor guardarlas. ¿Será posible recomponer ese puzle de tiras de papel?

En cuanto a la infidelidad de Claudia con Carlos, la trama ha avanzado un paso más. Fátima ha intentado ganarse la confianza de la embajadora para preguntarle sobre con quién pasó la noche, pero Claudia no ha caído en la trampa, y lo ha negado todo. Me ha sorprendido ver que Fátima sabe que su marido Eduardo se acuesta con Sara (Megan Montaner), por la causa, como fuente de información, y lo acepta con toda naturalidad, aunque en el primer capítulo ya pudimos ver que ella tampoco se queda atrás, y también es infiel. Sara, por su parte, le ha dado un ultimátum a Eduardo, o deja a su mujer, Fátima, por ella, o se termina su aventura.

El periodista Romero va a ver a Claudia, después que filtrase la noticia Patricia (Melanie Olivares), y saliera en todos los informativos de España el encarcelamiento de Ester. Romero aprovecha para contarle que el chófer del antiguo embajador desapareció, y nunca se encontró su cuerpo. Una pieza más sobre las extrañas circunstancias que rodearon aquel accidente, que no fue tal.

Respecto a Carlos, el novio de Ester, me sigue descolocando su personaje. Esas miradas que le echa a Claudia, cuando ésta le cura las heridas, en una escena de gran tensión sexual, bajo la mirada lejana de Luis, su marido. Sigue siendo un enigma por qué este chico conoce tan bien el idioma local. Continúan sin subtitular los diálogos en tailandés, quedando a la imaginación de cada uno qué se estarán diciendo, cuando no está Carlos haciendo de traductor simultáneo.

Mientras, Roberto (Maxi Iglesias) se ha quedado prendado de la belleza de Ester (Úrsula Corberó), y acude a pedir perdón por su decisión de llevarla a aquella discoteca. La hija del embajador lo abofetea con rabia, y él aguanta impasible. La pareja de actores adquirió mucha fama en la serie “Física o Química”, en la que daban vida a una de las parejas con más feeling de la tv, entre adolescentes.

El segundo capítulo bajó algo más de 4 puntos en audiencia, dejándose eclipsar por el programa de Bertín. Obtuvo un 18% de share y 3.243.000 espectadores. En general, fue un episodio con muchas más escenas de despacho, con menos exteriores que el piloto, y en el que sigue sin conseguirse quedar plasmado el clima cálido tropical tailandés. Antena 3 sigue apostando por un solo corte publicitario, para evitar mayores fugas de público. La serie consigue enganchar, tanto por sus tramas, como por la calidad de actores, a cual más sublime.

No te pierdas los avances del próximo capítulo de “La Embajada”. ¡Spoilers!

2 comentarios en “LA EMBAJADA: Capítulo 2: Todo tiene un precio

  1. La serie no está mal pero el guión flojea en ocasiones, y algunas situaciones carecen de sentido. Una buena parte de la trama se basa en la absurda situación del primer capítulo en la que la mujer del embajador sale huyendo para terminar acostándose con su futuro yerno. Absurdo que al ver las fotos del embajador con otra le montase el pollo en la recepción, absurdo que no se subiese a rumiar sus penas a su habitación, absurdo que al salir en lugar de irse a un hotel para occidentales dirigiese al taxi al barrio rojo, absurdo que terminase en una playa…¡¡a 200 kms!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *