BUSCANDO EL NORTE: Capítulo 1

La nueva comedia de Atresmedia, producida por Aparte Producciones, es la adaptación televisiva de la película de Nacho G. Velilla “Perdiendo el Norte”. Está ambientada en Berlín, donde varios españoles, a consecuencia de la crisis, emigran para encontrar un futuro mejor.

La serie, a pesar del drama que esconde, destaca por el positivismo que emanan sus personajes, por encima de las adversidades con las que se encuentran. Y es que la vida lejos de tu hogar no es fácil, por mucho que en los programas típicos de “españoles por el mundo” lo pinten tan perfecto. Eso es lo primero que aprenden los hermanos Ruiz, Álex y Carol, interpretados por Antonio Velázquez y Belén Cuesta. En su primer día de estancia, por un error de intercambio de mochilas, se ven obligados a dormir en la calle, sin dinero ni tarjetas de crédito. Álex es enfermero, y ha dejado a su novia, Manuela, interpretada por Elisa Mouliaá, en Madrid, para ganar dinero y poder hacer frente a la hipoteca. Carol es su hermana lesbiana, diseñadora gráfica, a la que su novia la acaba de dejar por whatsApp.

BRUJULA

Un punto a favor, en cuanto a calidad, son sus escenas exteriores rodadas en Berlín, aunque al espectador le queda la sensación que más que una gran ciudad es un pueblo, porque todos los españoles coinciden con una facilidad asombrosa. Su punto de encuentro será el bar “Pan y Vino”, regentado por el tío Marcelino de los chicos, con un personaje tan poco original como el nombre del bar, donde las tapas de tortilla de patatas y el jamón ibérico serán una vía de escape para olvidar que están en un país extranjero, que hablan muy raro y miran por encima del hombro a sus compatriotas europeos del Sur.

Y es que las comedias basadas en confrontaciones culturales no pueden estar más de moda, su éxito está casi garantizado. El primer capítulo fue líder en audiencia, con un 19,1% y 3.466 espectadores en Antena 3, y un total de 23,4% y 4.246 de espectadores en estreno simultáneo en Atresmedia. La nueva apuesta de Antena 3, constará en un principio de 8 capítulos, que pueden alargarse hasta 13, según los índices de audiencia que registren. De momento, se ha abierto un hueco importante en la noche de los miércoles.

En general, la serie tuvo bastante ritmo, y logró entretener, a pesar que el primer capítulo fue una presentación de los personajes. En ningún momento flaqueó, supo hacer reír, tirando de tópicos, algo habitual en comedias, y explotando al máximo los líos de parejas y situaciones de enredo con el idioma y los estereotipos culturales, sacando el lado más cómico de cada personaje, entre los que destaca Salva, “el mojabragas”,  interpretado por Manuel Burque, o Ulrike, “la amargada”, interpretada por Kimberley Tell.

1norte 5

(Fuente: Antena 3)

Otros personajes a destacar son Jaime y Chus, interpretados por Jorge Bosch y Goizalde Núñez, padres de dos niños, víctimas de un desahucio, tendrán que malvivir compartiendo piso con otros emigrantes, pero a pesar de las penurias, devuelven el dinero encontrado, algo poco propio de la mentalidad española, más amante de lo ajeno. Adela, interpretada por Silvia Alonso, profesora de alemán para españoles, vive su primera experiencia lésbica, en una situación bastante forzada, al descubrir que su novio le ha puesto los cuernos. Me ha sorprendido gratamente esta actriz, después del papel de pija sosa que hizo en “Sin identidad”, donde interpretaba al sucedáneo edulcorado de la protagonista, en el cual no sacaba partido a su talento. Y por último, Lucas y Flor, interpretados por Fele Martínez y Bárbara Santa-Cruz, que invierten los papeles, ella es la trabajadora de éxito, y él es el amo de casa que cuida de la niña pequeña que tienen en común.

Entre tanto personaje, es fácil empatizar con alguno de ellos, quién más, quién menos, conoce o ha vivido en primera persona los latigazos de la crisis, que han provocado que miles de jóvenes españoles hayan tenido que ahuecar el ala a países más favorecidos, donde se echa de menos la calidez de la gente y de sus tierras, y en el que triunfar cuesta el doble por ser español.

VOLVER ARRIBA⇑