CARLOS, REY EMPERADOR: Capítulos 16 y 17- Final

La ficción histórica de TVE llegó a su fin, con un doble capítulo apasionante, donde acontecieron una abdicación, una boda y varias muertes de gran envergadura.

En primer lugar, fallece Eduardo VIII de Inglaterra, dejando heredera a su hija María Tudor, que se casa con Felipe II. Por supuesto, eran familia, ella era hija de Catalina de Aragón, hermana de Juana La Loca, abuela de Felipe II. María Tudor contaba ya con 38 años, y nunca llegó a quedar embarazada, pero se dice que padeció varios embarazos psicológicos, ante el miedo de no dar un heredero y que su sucesora fuera su hermanastra Isabel. Murió con tan solo 42 años, sin descendencia.

El estado de salud del emperador Carlos V empieza a estar muy deteriorado, y decide abdicar para retirarse al monasterio de Yuste, Cáceres, a pasar sus últimos días. En el reparto de poderes, entiende que legar todo a su hijo Felipe II es mucho peso para un solo hombre, y decide dejar el Imperio Germano a su hermano Fernando, y el resto, España, Flandes, Italia y Las Indias a su hijo Felipe II. Su hermano Fernando, a pesar de todo, no fue a despedirse de él, por última vez, por considerarse humillado por él a lo largo de su vida.

En 1555, murió Juana La Loca, con 76 años de edad, después de haber estado 46 años recluida en Tordesillas. Antes de morir, estaba feliz por reunirse con su difunto esposo, Felipe el Hermoso, negándose a recibir confesión en su extremaunción. Gran escena con su hija Leonor, pidiéndose perdón mutuo, una por no ser la madre ejemplar que debió ser, y la hija por permitir su encierro tantos años.

La última voluntad de Leonor de Austria es pasar sus últimos días con su hija María de Portugal, la cual tuvo que dejar en Portugal a una edad muy temprana, para casarse con el rey de Francia. El rey Juan III de Portugal fallece, y en su lecho de muerte, hace prometer a María que acudirá a conocer a su madre Leonor. A pesar del juramento, y que María de Austria, hermana de Leonor, mediara por conseguir un acercamiento, María de Portugal se niega a conocerla, y Leonor muere sola, infeliz, sin ver cumplido su último sueño.

Los últimos días de retiro de Carlos V, en Yuste, tuvieron un especial aliciente, donde conoció a su hijo Jerónimo, fruto del romance que tuvo con la cantante Bárbara Blomberg, una vez había enviudado. Nos regalaron entrañables imágenes donde le enseñaba los juegos de la guerra, y le alentaba a leer a César. Ya en su lecho de muerte, le confiesa que es su padre, y antes de morir le reconoció como hijo y le nombró Príncipe Juan de Austria.

Carlos V murió de paludismo, tras la picada de un mosquito, el día 21 de septiembre de 1558. Contaba con 58 años de edad, y dicen que su estado de salud era lamentable, sin un solo diente y muy mermado. Sus últimas palabras fueron “Ay, Jesús”, y murió con el crucifijo que su esposa Isabel tuvo en las manos antes de morir.

Como curiosidad, señalar que el año 1558 fue un año fatídico para los Austrias. Tres de los hermanos fallecieron ese año, en febrero murió Leonor, en septiembre Carlos, y en octubre María.

En general, la serie ha sido un regalo para los amantes de la historia. Está muy lograda en ambientación, decorados, vestuarios, joyas medievales, etc. Cuenta con un exquisito elenco de actores, todos sublimes en su papel. Es inevitable compararla con su serie sucesora “Isabel”, que contó con 3 temporadas, y por tanto, relataba los hechos de manera mucho más lenta y detalladamente. Sobre todo las escenas bélicas, con batallas, nos han sabido a poco, comparadas con las grandes producciones hollywoodenses, a las que estamos malacostumbrados, con una gran despliegue de extras y efectos especiales, lo que hacen que en esta serie se nos hayan quedado muy escasas, con la sensación que algunas han pasado de refilón y sin mucho eco. Aunque en mi opinión, el peso del éxito de la serie ha estado en los guiones, muy cuidados, y bien documentados históricamente, a pesar de alguna licencia, lo que es habitual en este tipo de series.

Por último, un punto donde ha flaqueado la credibilidad de la serie, es en la caracterización de la misma. La transformación de Carlos V por el paso de los años, en cuanto a personalidad ha estado impecable por parte del actor Álvaro Cervantes, sin embargo, la caracterización, muy escasa, si se supone que murió con 58 años, y con grandes achaques, cómo es posible que no tuviera una sola cana, ni apenas arrugas. Los mismos actores, padre-hijo (Carlos V-Felipe II), contaron que se les hacía raro actuar como tal, al ser los dos de la misma edad, 25 años en el momento de la grabación. Otras actrices que daban poca credibilidad, por edad, en los últimos capítulos, han sido Marina Salas como Leonor y Laia Costa como María de Austria. Se supone que murieron con 60 y 53 años, respectivamente, y apenas vimos en ellas signos de envejecimiento. Por lo demás, una gran interpretación por parte de ambas.

Para los grandes entusiastas de la Historia, recordad que el día 19 de febrero se estrena el film: “La corona partida”. Se trata de la historia que ha quedado pendiente entre las 2 ficciones, desde la muerte de Isabel La Católica hasta el reinado de Carlos I de España, donde Fernando el Católico se enfrentó con Felipe el Hermoso por la lucha del poder, y con la reclusión de Juana La Loca. Está interpretada por Rodolfo Sancho, Irene Escolar y Raúl Mérida, entre otros.

Personajes relevantes por capítulos.

Series del 2016: Próximos Estrenos

 VOLVER ARRIBA⇑

2 comentarios en “CARLOS, REY EMPERADOR: Capítulos 16 y 17- Final

  1. Realmente ha sido una excelente serie, bien dirigida, bien ambientada, y un perfecto “Atrezzo”; en mi opinión destacar las joyas que lucen todos los personajes. También se merece una especial mención, los acertados comentarios de este Blog, añadiendo detalles históricos. Una vez más felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *