VELVET: T3 Capítulo 11: A un océano de distancia

Capítulo caótico, en el que las galerías se enfrentan a importantes cambios de dirección, con Enzo Cafiero al mando, y que ha pillado a todos por sorpresa.

VELVET: GUÍA DE TEMPORADAS.

Ana trata de evitar que Alberto coja ese avión a toda costa, pero llega tarde. En el aeropuerto, Ana descubre algo, aparte de que Alberto es adicto a la coca-cola, que aún la quiere y que «bebe para recordar». Ha dejado un avioncito dentro de una de las botellas, como hacía de niño, como prueba de amor para Ana. ¡Precioso detalle!

Ana quiere ir a buscar a Alberto a Cuba, y traerle de vuelta, pero tanto Mateo como su tío se oponen a que vaya, pues tiene un contrato con el nuevo accionista que cumplir. Ana le recibe, y le expone su intención de marchar unos días. Enzo Cafiero se muestra muy comprensivo, y le da diez días. El nuevo empresario parece alguien con experiencia, de buen trato, al que los Otegui no podrán torear fácilmente. Además, se ha metido en el bolsillo a De la Riva con facilidad. Ambos están un paso por delante en moda, y le ha planteado realizar una línea masculina de moda, que seguro triunfará, tanto en España como en el resto de Europa, donde son más innovadores.

Cristina Otegui continúa en el hospital, ya más recuperada, aunque le han puesto unas ojeras que parece un oso panda. Ha llamado a Víctor, el padre del niño, pero él se ha adelantado a contarle que ha vuelto con su novia, y que se van a casar, que está feliz, y ella ya no se ha atrevido a contarle nada. Parece que ha recuperado la sensatez, o que ya no está bajo la mala influencia de Bárbara. Hemos vuelto a ver a una Cristina con ciertos atisbos de bondad.

Pedro y Rita se han planteado ir a un ginecólogo, pero no saben por donde empezar. Rita ha pedido ayuda a Lucía, que a sus 16 años les ha dado una lección de experiencia en estos asuntos, pues asiste al ginecólogo con la misma naturalidad que el que va a comprar el pan. El doctor ha dejado muy preocupado a Pedro, por lo visto, sufrió paperas, y eso ha podido dejar mermadas sus dotes reproductoras. No es seguro, y tendrá que hacerse pruebas para comprobarlo.

Patricia sigue deshojando la margarita, pensando si casarse o no con alguien a quien no quiere. Su madre la empuja a dar el sí, y así lo hace. Ya no tiene acciones en Velvet, y opta por el camino más fácil para conseguir enriquecerse. Se casa con Valentín, eso sí, no había novia más triste desde la boda de Charlène de Mónaco. La noche de bodas es un cuadro, porque a ella le da repelús, y al contrario que su hermano Alberto, bebe para tratar de olvidar, sacando una petaca del liguero, como si estuviera en una peli del oeste. Pero cuando está dispuesta a entregarse, a Valentín le da un ataque de sinceridad, y le confiesa que están arruinados, por un percance en una mina, y ella le deja tirado, con toda su rabia, de pensar que no ha dado con el millonetis que esperaba.

Finalmente, cuando Ana está a punto de marchar para recuperar a Alberto, escucha la noticia que ha desaparecido un avión de Airsa con destino La Habana, en el cual se desconoce el estado del mismo y de los pasajeros. ¿Se tratará del avión de Alberto?

No te pierdas los avances del próximo capítulo, en el que tendrán que descubrir si se trata del mismo avión en el que iba Alberto, y de si ha sobrevivido al accidente.

La serie obtuvo una audiencia de un 19,1% de share, y récord de temporada, con 3.382.000 espectadores.

Descripción de los Personajes y Actores de Velvet.

VELVET: GUÍA DE TEMPORADAS.

BUSCADOR DE SERIES: Encuentra aquí tu serie favorita.

4 comentarios en “VELVET: T3 Capítulo 11: A un océano de distancia

Los comentarios están cerrados.